Justicia, Paz, Integridad<br /> de la Creación
Justicia, Paz, Integridad<br /> de la Creación
Justicia, Paz, Integridad<br /> de la Creación
Justicia, Paz, Integridad<br /> de la Creación
Justicia, Paz, Integridad<br /> de la Creación

Los hombres deben respectar el hiyab primero, no las mujeres

Indipendent 29.03.2017 Qasim Rashid Traducción de: Original - Jpic-jp.org

Por alguna razón, muchos hombres parecen pensar que pueden obligar a las mujeres a respectar el hiyab. Sin embargo, el Corán y el Profeta Muhammad son claros: en el Islam, a nosotros los hombres no se les permite hacer eso en absoluto. El deber de la modestia va en nosotros.

En mi trabajo diario, soy un abogado de derechos civiles que lucha por la justicia hacia las mujeres musulmanas. Así que, cuando vi el movimiento  de  #MuslimWomensDay (#Dia de la Mujer Musulmana) en Twitter, me sentí obligado a compartir mis pensamientos sobre el hiyab.

Creo que el tema se volvió viral porque, según parece,  apuntó a algo nuevo sobre el hiyab del que muy pocos se dan cuenta.

Es decir, en cuanto al hiyab, el Corán no se dirige primero a las mujeres, sino que se dirige primero a los hombres. No es un error tipográfico. El Islam impone la responsabilidad primordial de observar el hiyab no en las mujeres, sino en los hombres. Es crucial entender este punto.

A menudo, se confunde el "hiyab" con el "velo". El uso del velo es una forma de hiyab, pero los hombres a menudo olvidan que el hiyab es mucho más que ello. Al comienzo de la discusión sobre el hiyab, el Corán ordena a los hombres de no mirar fijamente a las mujeres y no ser promiscuos. El Corán 24:31 obliga a los hombres a practicar la modestia: "Di a los hombres creyentes que repriman sus ojos y guarden sus partes íntimas. Eso es más puro para ellos. Con certeza, Allah es consciente de lo que hacen".

Este verso rechaza las leyes que se quieren coercitivas para las mujeres y dicen que "las mujeres deben cubrirse, de lo contrario los hombres se distraen". Destruye la cultura de violación porque ordena a los hombres que se reformen ellos primero y exclusivamente. Rompe con los reclamos de que lo que lleva puesto una mujer es "demasiado provocativo", lo que sea que eso signifique, puesto a que rotundamente prohíbe a que los hombres miren a las mujeres con deseo.

En el Islam, los hombres tienen la obligación con Dios y con las mujeres, a observar el hiyab. Me imagino una conversación de este tipo entre alguien que enseña el Corán y un alumno:

Maestro: No mires a las mujeres.

Guy: ¡Pero ella lleva puesta ropa reveladora!

Profesor: ¿Por qué estás mirando? Deja de hacerlo.

Guy: Pero es revelador.

Maestro: ¿Por qué estás mirando?

Guy: Uh ...

Es así de simple. Si un hombre decide aceptar el Islam, el Islam dice que debe observar el hiyab. Las directrices del Profeta Muhammad también afirman este punto de vista. Él reprendió a los hombres: "Sed castos vosotros mismos, y las mujeres serán castas también", volviendo a poner la responsabilidad principal del hiyab sobre los hombres. Este punto fue nuevamente ilustrado cuando el Profeta cabalgaba con su compañero Al Fadl bin Abbas. Una mujer descrita como sorprendentemente hermosa se acercó al Profeta para buscar orientación en algunos asuntos religiosos. Al Fadl empezó a mirarla por su belleza. Notando esto, el Profeta Muhammad no reprendió a la mujer por vestirse de manera inmodesta o revelando su belleza. En lugar de eso, él "dirigió su mano hacia atrás, cogiendo la barbilla de Al Fadl, y giró su cara al otro lado para no la mirara". Así, el Profeta Muhammad una vez más estableció que la carga principal para observar el hiyab va en los hombres.

Esta enseñanza tiene un punto sutil pero significativo. Todos hemos escuchado hombres decir: "Quiero una esposa casta", pero ellos mismos no lo son. A tales hombres les digo: no sean hipócritas. El Corán nos hace responsables. El Corán se dirige a las mujeres sólo después de haber ordenado a los hombres  que observen el hiyab y sean modestos, de no mirar fijamente y de corregirse a sí mismos.

Pero aquí, sucede algo extraño en muchos hombres. A pesar de que no cumplieron con las expectativas del hiyab consignadas en el Corán, de repente y por arte de magia salen con la idea de que el hiyab sea para las mujeres. Es un fenómeno increíble que veo muy a menudo en mi trabajo diario. Por alguna razón, los hombres piensan que pueden simplemente obligar a las mujeres a observar el hiyab. Sin embargo, el Corán y el Profeta Muhammad son claros: en el Islam, no existe tal permiso para que los hombres impongan el hiyab a las mujeres.

Como Su Santidad, el Khalifa del Islam Mirza Masroor Ahmad, le recuerda a los hombres que imponen el hiyab a las mujeres: en cambio, ustedes mismos deberían saber contenerse. En un sermón de 2014 amonestó a los hombres: "Los hombres deben recordar que no se les ha dado poderes para vigilar a los demás, y que deben de saber controlarse. No es para ellos cubrir las cabezas de las mujeres con un gesto exterior. Se ordena a los hombres a que restrinjan sus ojos, deben ellos de cumplir con sus propias obligaciones. Ni siquiera hay un mandamiento que imponga a las mujeres musulmanas de cubrir su cabeza, y mucho menos a las mujeres no musulmanas. Son hombres como éstos los que tienen ideas rígidas".

El hiyab es una enseñanza islámica de mucha importancia, nadie lo niega. Pero me parece que demasiados hombres olvidan que se aplica a nosotros primero. Dejemos de obsesionarnos con las mujeres y más bien preocupémonos para reformarnos primero. Esa idea aparentemente nueva es, de hecho, la verdadera y el verdadero significado del hiyab. Y finalmente, aquí está otra idea nueva para aquellos que buscan entender cómo el hiyab se aplica a las mujeres musulmanas. Pregúntales.

Fuente http://www.independent.co.uk/voices/muslim-men-hijab-forcing-women-islam-teaching-mohammed-quran-modesty-a7655191.html

Qasim Rashid es un abogado, autor y portavoz nacional de la Comunidad Musulmana Ahmadiyya de los Estados Unidos

Deje un comentario