Justicia, Paz, Integridad<br /> de la Creación
Justicia, Paz, Integridad<br /> de la Creación
Justicia, Paz, Integridad<br /> de la Creación
Justicia, Paz, Integridad<br /> de la Creación
Justicia, Paz, Integridad<br /> de la Creación

Nos estamos asfixiando, ¿por qué?

Newark 24.06.2020 Jpic-jp.org Traducido por: Jpic-jp.org

"Mientras somos testigos de la asfixia de nuestro país, muchos de nosotros lloran angustiados: ¿por qué? La forma en que respondamos esta pregunta es crucial porque entonces sabremos por qué orar y cómo debemos actuar. Nuestra sociedad no avanzará en abordar la maldad del racismo sin la voluntad de dejar atrás a los proveedores de polarización".

Estados Unidos (EE. UU.) se está asfixiando, ¿por qué? Tomando prestada una metáfora del Papa Francisco, podríamos decir: el país experimenta otros virus más que Covid-19: racismo, violencia, individualismo, poder.

La historia de los EE.UU. está manchada con lo que muchos llaman un pecado original, la esclavitud de los africanos negros. A lo largo de 400 años se ha convertido en parte del ADN de los norteamericanos. Este racismo anti negro surgió de la violencia y el engaño con los que los europeos lograron establecerse en la tierra de los pueblos indígenas. Las famosas peleas y películas del Lejano Oeste muestran cómo el ADN del racismo fue violento desde sus comienzos. ¿Qué otro país, excepto los Estados Unidos, corrigen el "principio constitucional sagrado de que todas las personas nacen iguales en derechos y dignidad" con el derecho constitucional de portar armas para la defensa personal? En los EE. UU., las armas son más numerosas que los habitantes, y cualquier ciudadano que la policía detiene en cualquier camino o calle es un potencial poseedor de armas.

La violencia y el racismo han engendrado un muy fuerte individualismo. La privacidad ha llegado a ser tan o incluso más sagrada que la persona misma. ¡El Papa Francisco puede repetir hasta el cansancio que la persona tiene prioridad sobre la propiedad! Sin embargo, cuando el individualismo se convierte en una forma de vida, en cultura, cualquier individuo armado dará prioridad violenta a su propiedad sobre cualquier persona.

El problema aquí es que cualquier virus es infeccioso y esta pandemia de virus ha infectado toda la vida social y el pecado original inscrito en el ADN de las personas guía cualquier aspecto de la vida. Centrarse solo en la brutalidad policial, real y condenable, puede impedir de encontrar una respuesta adecuada al problema.

Entonces, los EE.UU. se está asfixiando, está bien pero ¿por qué? La respuesta es crucial porque entonces sabremos por qué orar y cómo debemos actuar, fue el primer comentario que hizo el cardenal Tobin, arzobispo de Newark, sobre el asesinato de George Floyd.

En una discusión por zoom sobre la brutalidad de los policías, planteé una pregunta: si la raíz del racismo es la exaltación de la supremacía blanca, ¿cómo leer el racismo entre tutsi y hutu en Ruanda y Burundi, la tragedia camboyana de Pol Pot, las atrocidades perpetradas por los soldados negros y blancos estadounidenses en Vietnam? El silencio fue la respuesta a la pregunta.

Sin duda, es incorrecto hacer desvanecer un problema específico al situarlo en una realidad más compleja, pero es incorrecto también eclipsar el bosque enfocándose en un solo árbol.

En realidad, ¿es el racismo suficiente para explicar el incendio que quema las calles de EE.UU.? No, dice Bret Stephens, en su columna del New York Times (5 de junio de 2020). "El racismo policial y los disturbios callejeros tienen precedentes". Antes de las protestas de Minneapolis, estaban las de Detroit (1967), Los Ángeles (1992) y Ferguson, Missouri (2014). Todos motivados por problemas raciales que siguen sin resolverse. Por supuesto, la pandemia de Covid-19 está causando estrés y exacerba la violencia. Más de 100.000 muertes es una catástrofe nacional, pero no es la primera en la historia de los Estados Unidos. Solo en el mes de octubre de 1918, 195.000 personas murieron a causa de la gripe española en los EE. UU. (Wikipedia enumera los desastres que enfrentaron los EE.UU.) Y los Estado Unidos con 362 muertes por cada millón de habitantes, está todavía en la 7ª posición detrás de Bélgica, Reino Unido, España, Italia, Suecia, Francia y justo delante de Holanda (353,8).

Aquí viene el otro virus: el poder. Significativamente durante las primeras obsequias de George, la cámara enfocó un breve momento un letrero hecho a mano. En lugar de "Descansa en paz", decía "Descansa en el poder". La camara dio vuelta a otro sujeto rápidamente como si hubiera sido un gran error.

El racismo, la violencia, el individualismo, la sed de poder están presentes en todas partes del mundo, y por eso las manifestaciones callejeras después de la muerte de Floyd se extendieron también en todas partes, impulsadas por aquellos que realmente están, o equivocadamente se sienten, oprimidos por los sentados en el poder. La noción de minoría oprimida se está también desvaneciendo. El poder en Ruanda, Siria, Arabia Saudita está en manos de una minoría. ¿Y qué?

Las palabras algo crípticas del cardenal Tobin pueden ayudar cuando dice: "Nuestra sociedad no avanzará en abordar el mal del racismo sin la voluntad de dejar atrás a los proveedores de la polarización"?

Una joven negra, excandidata en un concurso de belleza se enfrentó a los manifestantes blancos frente a la Casa Blanca gritándoles: "Hipócritas, hipócritas. Soy negra, soy graduada profesional y soy libre. Toda vida negra tiene valor, por supuesto, pero ¿por qué no vienen a Chicago a proteger las vidas negras de los abusadores negros?". Una mujer blanca con voz intolerante le gritó: "Si eres negra y libre, tu lugar no está aquí, vete a tu casa". La polarización en los EE.UU., la polarización está más fuerte que nunca.

Tener solo dos partidos fuertes, demócrata y republicano, era considerado un regalo para la democracia, porque proporcionaba más facilidades a la alternancia en el poder. En este momento de confrontación, aumenta por el contrario, la polarización.

El columnista del New York Time lo analiza correctamente: "Trump no es más responsable de cuanto hace la policía en Minneapolis de lo que era Barack Obama de la policía en Ferguson. Dudo que la administración de Hillary Clinton hubiese manejado la pandemia mucho mejor, especialmente considerando los catastróficos errores de juicio de personas como Bill de Blasio y Andrew Cuomo (Demócratas, ndr.)".

Sin embargo, sin duda Trump ha polarizado a la nación promoviendo no solo la supremacía blanca, sino también los derechos religiosos, la salud pública y la protección social - lo que sus oponentes pretenden ignorar -, y haciendo oposición al aborto, a la homosexualidad, a las políticas de género, a la migración, al alquiler de viviendas y muchos otros temas aglomerando detrás de sí, por ejemplo, la poderosa Iglesia Evangélica negra.

"Donald Trump es nuestra catástrofe nacional. Tiene malicia hacia todos; caridad para ninguno", Bret Stephens titula así su columna, mostrando no solo cómo la polarización se ha hecho fuerte sino también por qué a muchos blancos, incluso del partido republicano, no les gusta Trump. Al quitarse la máscara durante esta pandemia del Covid, Trump está poniendo en luz el lado oscuro del sueño americano.

El odio, el desprecio y el desdén que el partido democrático ha arbolado desde el primer día en que Trump ganó las elecciones, tiene la consecuencia de que el principio fundamental que todas las personas "nacen iguales en derechos y dignidad", ha sido desplazado a la arena sesgada de la política cuyo objetivo único es ganar las elecciones de noviembre.

Recientemente, algunos líderes negros están tratando de corregir la puntería, haciéndose eco del sueño de Martin Luther King: Estados Unidos volverá a ser grande cuando los negros, los blancos, los latinos y los asiáticos marchen juntos, dándose la mano, hacia el futuro.

Quizás también una vez que, en un continente de 23 naciones soberanas y nueve territorios dependientes, los ciudadanos de los EE.UU. dejaran de llamarse a sí mismo "Los Americanos"; quizás una vez que del "sueño americano" sea purgado el afán de todo un pueblo de ser el más autorreferencial, el mejor, el más poderoso, el más rico, el más "colonizador democrático" país del mundo.

¿Por qué orar y cómo actuar para salir de este atolladero del racismo-pecado original, aquí en los Estados Unidos y en todas partes del mundo, evitando la venganza incluso sobre estatuas silenciosas y pacificas? Era la obvia pregunta que se les hizo a los participantes al final de un Diálogo sobre el racismo organizado por la Universidad de Georgetown. Una joven negra, Gloria Purvis, miembro de la Comisión de Liderazgo para la Justicia Social del Congreso Nacional Católico Negro respondió con una suave sonrisa: "¿Es un pecado? Entonces se comience con el arrepentirse". ¿Son el racismo, la violencia, el individualismo, la política unos virus? Se comience a buscar la vacuna correcta.

De nada sirve echar abajo, destruir estatuas. Están ahí para recordar: "Perdonando y recordando, no se puede cambiar el pasado, pero sí, darle una oportunidad al futuro".

Deje un comentario

Los comentarios de nuestros lectores (2)

Bernard Farine 29.06.2020 Même si l'expression est courante, je suis très réticent à employer l'image de l'ADN. Bien sûr on veut dire ici que le racisme a été semé comme une graine dans la culture nord-américaine, mais il y a toujours le risque de penser que s'il est entré dans l'ADN, il n’y a aucune chance de l'éradiquer même par un vaccin, la seule méthode étant la manipulation génétique. Je me méfie des expressions qui laissent entendre qu'un défaut moral puisse être inné. Lors d'un récent débat sur des enfants difficiles j'avais critiqué l'expression "la violence qui est en eux". Si on veut rester optimiste, il faut faire un acte de foi sur la possibilité d'amélioration des personnes. "La Vertu de l'Ange La vertu de l'ange, c'est qu'il ne peut pas se détériorer. Sa faille c'est qu'il ne peut pas non plus s'améliorer La faille de l'homme, c'est qu'il peut se détériorer. La vertu de l'homme, c'est qu'il peut s’améliorer." (Contes des sages du Ghetto, Ben Zimet, Seuil 2003)
M.H. 04.07.2020 In the U.K., we find it hard to understand WHY the USA still allows so many guns to circulate. Surely it is not very difficult to make an amendment to the Constitution?