Justicia, Paz, Integridad<br /> de la Creación
Justicia, Paz, Integridad<br /> de la Creación
Justicia, Paz, Integridad<br /> de la Creación
Justicia, Paz, Integridad<br /> de la Creación
Justicia, Paz, Integridad<br /> de la Creación

El silencio de Dios sana el futuro

Newark, NJ 12.04.2020 Jpic-jp.com Traducido por: Jpic-jp.com

¿Por qué el Señor parece tan callado? ¿Por qué el Todopoderoso no se manifiesta con el brillo de su omnipotencia? ¿Por qué su aparente indiferencia ante la tragedia de nuestras vidas? ¿Es cierto que se preocupa por nosotros? ¿Somos importantes para él? (Lectura libre de las palabras de Carlo Maria Martini tomadas del Mensaje para el año 1996-1997).

No es sorprendente que los creyentes se hagan estas preguntas en momentos de tragedia como en el que estamos actualmente: están en el corazón y perturban la fe, hacen que la gente piense e investigue. Sin embargo, Dios está de nuestro lado y participa en el dolor por el mal que devasta la tierra. No es un espectador desinteresado ni un juez frío y distante.

Dios sufre por nosotros y con nosotros, por nuestra soledad, por nuestra incapacidad para amar y resolver los problemas. El sufrimiento divino no es incompatible con Dios: es el sufrimiento del amor que sustenta, la compasión activa y libre, fruto de la gratuidad sin límites. En el camino de la vida, a la luz del Evangelio, el Dios de Jesucristo se nos aparece como el Dios capaz de la ternura y la piedad hasta el punto de sufrir con el mundo y por los pecados del mundo.

Un Dios que no reniega jamás de sus hijos. Un Dios humilde, que manifiesta su omnipotencia y libertad precisamente en su aparente debilidad frente al mal. Un Dios que, por amor, acepta soportar el peso del pecado y el dolor que el pecado introduce en el mundo. En la muerte de Jesús en la cruz, Dios nos dice cuánto bien puede revelarse del mal, cuánta vida de la muerte.

La contradicción no está en Dios, sino en nuestro deseo permanente de ser satisfechos por todo y por todos, comenzando por Dios. ¡Quizás deberíamos entender que el misterio de un Dios muerto y resucitado es el centro del Evangelio, de nuestra fe y la clave de la existencia humana!

Las olas de nuestras resistencias chocan con esta roca del misterio pascual, mientras decimos con Pedro: ¡Dios no lo quiera, Señor; no te ocurrirá eso jamás! Sin embargo, es aquí donde se unen los nudos de relaciones que vinculan la muerte y la vida, el dolor y la alegría, el fracaso y el éxito, la frustración y el deseo, la humillación y la euforia, el desaliento y la esperanza.

La ley de la cruz es la clave para entender la fe cristiana, y es la clave de toda la vida humana, nos guste o no. Cuando nos afecta, estamos desconcertados, estamos profundamente intranquilos. Sin embargo, aquí es donde tiene lugar la liberación total del mal, hasta el punto de aceptar sus consecuencias para sí mismo con el fin de perdonar y vencerlo, como hizo Jesús en la cruz y cómo podemos hacerlo nosotros, incluso si somos humanos y tan frágiles ante la vida, la enfermedad y la muerte. Y frente a los acontecimientos de la historia que nos superan como el que vivimos en este momento.

Guido Dotti, un monje de la comunidad de Bose, tal vez tenga razón cuando escribe: "Estamos siguiendo un tratamiento, no estamos en guerra". Frente a titulares como "La virilidad del lenguaje de la guerra", "¡Estamos en guerra! Coronavirus y sus metáforas", Guido Dotti se rebela. "No, yo no me resigno. Covid 19 no es una guerra contra la humanidad. La metáfora de la guerra tiene su encanto, inmediatez y efectividad que no son fáciles de erradicar". Pero es peligrosa. Necesitamos "una metáfora diferente que haga justicia a lo que vivimos y de lo que sufrimos, que ofrezca elementos de esperanza y caminos de significado para los días por venir".

Artistas y eruditos, intelectuales y actores han elegido e ilustrado "una palabra significativa en este momento histórico y han elaborado un vocabulario precioso que va de la armonía a la proximidad". Pero estos son términos que no llegan a "servir también como metáfora de toda la narrativa de la realidad que nos encontramos viviendo". Y continúa: "Por la historia personal, la formación y las condiciones de mi vida, conozco bien esta cresta discriminante, entre la lucha espiritual y la guerra santa o justa, en la que es fácil perder el equilibrio y caer en una lectura de sí mismo, de sus propios eventos y del curso de la historia de acuerdo con el paradigma de la guerra. Pero entonces, si no estamos en guerra, ¿dónde estamos? ¡Estamos siguiendo un tratamiento!"

Todos estamos siguiendo un tratamiento, incluso nuestro planeta, no solo los enfermos. Y los cuidados abarcan todos los aspectos de la existencia, no solo el porvenir. El tratamiento puede comenzar ahora, de hecho, ya ha comenzado. "La guerra y la curación necesitan ciertas cualidades: fuerza (que no es violencia), perspicacia, coraje, determinación, tenacidad también ... Pero a continuación, se alimentan de alimentos muy diferentes. La guerra necesita enemigos, fronteras y trincheras, armas y municiones, espías, engaños y mentiras, crueldad y dinero. Por otro lado, el cuidado se alimenta de otras cosas: proximidad y solidaridad, compasión y humildad, dignidad y delicadeza, tacto y escucha, autenticidad y paciencia, y perseverancia". Y todos nosotros "podemos ser arquitectos esenciales para cuidar al otro, al planeta y a nosotros mismos con ellos. Todos, hombres y mujeres de todas las religiones o de ninguna, cada uno según sus capacidades, sus habilidades, sus principios inspiradores, su fuerza física y mental".

Todos somos cuidadores, médicos generalistas y de hospital, enfermeros y personal paramédico, virólogos y científicos, líderes y administradores públicos, funcionarios del Estado y del bien común, trabajadores de servicios esenciales, psicólogos y trabajadores sociales, voluntarios y maestros, profesores y estudiantes, hombres y mujeres del arte y la cultura, sacerdotes y obispos, ministros de diversas religiones y catequistas, padres e hijos, amigos y vecinos cercanos.

"Son arquitectos - y no solo objeto de tratamiento - los enfermos, los moribundos, los más débiles - bienes preciosos y frágiles para ser tratados con delicadeza, precisamente - los pobres, las personas sin hogar, los inmigrantes y los marginados, los prisioneros, las víctimas de violencia doméstica y de guerras".

La conciencia de estar en tratamiento, y no en guerra, es una condición fundamental para el porvenir: "El futuro estará marcado por lo que podremos vivir estos días, estará determinado por nuestra capacidad para prevenir y tratar, comenzando con la puesta en tratamiento del único planeta del que disponemos. Si aprendemos y sabemos ser los guardianes de la tierra, ella nos cuidará y mantendrá las condiciones esenciales para nuestra vida".

Hay enfermedades incurables, "las personas incurables no existen y nunca existirán". Las guerras se detienen, los tratamientos nunca terminan. "¡No estamos en guerra, estamos siguiendo un tratamiento! Cuidemos los unos de los otros y sanaremos juntos".

Deje un comentario