Justicia, Paz, Integridad<br /> de la Creación
Justicia, Paz, Integridad<br /> de la Creación
Justicia, Paz, Integridad<br /> de la Creación
Justicia, Paz, Integridad<br /> de la Creación
Justicia, Paz, Integridad<br /> de la Creación

Ensanchar el horizonte sobre las mujeres activistas

New York 10.11.2019 Jpic-jp.org Traducido por: Jpic-jp.org

En su homilía conclusiva el Sínodo especial de los Obispos sobre Amazonía Papa Francisco comentó con argucia que el documento final hablando de las mujeres se queda “corto” por la importancia que las mujeres tienen en "la transmisión de la fe, en el conservar la cultura".

Para que los laicos sean actores privilegiados, "la Iglesia en la Amazonía quiere ampliar los espacios para una presencia femenina más incisiva en la Iglesia" y promover "su participación activa en la comunidad eclesial. Si la Iglesia pierde a las mujeres en su total y real dimensión, la Iglesia se expone a la esterilidad (Papa Francisco)”.

En la Amazonía la mayoría de las comunidades católicas son lideradas por mujeres. De allí el pedido de crear un ministerio para “la mujer dirigente de la comunidad”, solicitando para ellas el diaconado permanente para la mujer".

El riesgo, para un Sínodo especial es de enfocarse en una región particular, y para la Iglesia y la sociedad considerar sus conclusiones como importantes y validas solo para esa región. Un riesgo que se acrece cuando los nombres de Brasil y Amazonía entran en el imaginario y hacen olvidar que hay otras importantes selvas en África y Asia oxigenando el mundo y que la Amazonía abarca 9 estados.

Es significativo que a la vigilia del Sínodo en los días 20 y 21 de septiembre en la ciudad de Cochabamba (Perú), se realizara un evento que ha pasado desapercibido: la 6a cumbre anual de la Red Nacional de Mujeres en Defensa de la Madre Tierra (RENAMAT).  

Un abanico de mujeres - indígenas, campesinas, jóvenes, adultas y niñas -, llegadas de diferentes comunidades impactadas por la minería o en resistencia se dieron cita para reanudar su compromiso de lucha y resistencia, nacido como un sueño en el año 2013 cuando decidieron resistir al extractivismo de los mineros organizando un espacio de lucha a ellas propio.

El encuentro se realizó con los acostumbrados ritos indígenas, con un agradecimiento a la Pacha mama y el tradicional picheo de hoja de coca. Fue evaluado el trabajo realizado y homenajeada Isabel Anangono, líder del valle Intag (Ecuador). Intag después de veinte años de lucha logró parar dos proyectos mineros que iban a saquear el territorio. En Cochabamba fue el símbolo de las luchas de las mujeres y de la hermandad de esta lucha en toda América Latina.

El despojo genera soledad, tristeza, presión y preocupación entre las mujeres y la Red quiere ser el motor político que acompaña la lucha diaria. Sin embargo, en esta lucha las mujeres no quieren olvidar los aspectos más emocionales y personales y por eso en el encuentro se realizaron islas de sanación típicamente femeninas con masajes, peinados, abrazos, risas y llantos con mira a la auto valoración de cada mujer. A esto contribuyó también el concurso de baile y cantos donde se entremezcló el folklor indígena con el afro-ecuatoriano. El análisis político puso de relieve la emergencia ambiental que encamina los pueblos hacia la catástrofe a causa del saqueo a manos de los proyectos estatales. Esta toma de conciencia llevó a la decisión de tomar acciones solidarias expresadas en un pronunciamiento en defensa del ecosistema.

Las mujeres son las siembran en el Altiplano: haba, papa, quinua, arboles de frutales como manzana y durazno. Cada semilla dio así el nombre a los proyectos enfocados en tres líneas: que se pide a que la RENAMAT haga en las comunidades, los logros que de ella se espera a nivel nacional y los contenidos que se van a trabajar en la Escuela Itinerante de la RENAMAT.

El concurso final de tejido quiso recordar cómo cada mujer hila su lucha en su territorio, pero el resultado debe ser colectivo y tejer resistencia, defensa de la vida y un futuro mejor para todos. Llegadas de todas partes cada una es parte de la Red, de los obstáculos y de las esperanzas para que la vida siga creciendo en las comunidades. Bien decía ya el papa Pablo VI: “Llega la hora, ha llegado la hora en que la vocación de la mujer se cumple en plenitud, la hora en que la mujer adquiere en el mundo una influencia, un peso, un poder jamás alcanzados hasta ahora. Por eso, en este momento en que la humanidad conoce una mutación tan profunda, las mujeres llenas del espíritu del Evangelio pueden ayudar tanto a que la humanidad no decaiga”.

Vea Red nacional de mujeres en defensa de la Madre tierra (RENAMAT) y también Colectivo de coordinación de acciones socio ambientales

Deje un comentario